Wednesday, 18 March 2009

Lo que nos ha dejado la globalización

POR: CEGUIR

Durante los tiempos de crisis, los problemas existentes se agudizan y los que apenas se vislumbraban, pues afloran. En la actualidad se habla de “Globalización” y de la interrelación de los países como si fuera una gran comunidad mundial, sin embargo, esta palabra ha sido mal aplicada o aplicada a conveniencia.

Desde los tiempos de los llamados economistas clásicos se viene manejando la idea de la división del trabajo. Adam Smith (considerado por muchos como el padre de la economía) en su libro más famoso “La riqueza de las naciones” (libro primero, capítulo primero, por si les interesa), habla de la división del trabajo, explica a detalle como en una fábrica se elabora un simple y sencillo alfiler.
Esta explicación puede parecer exagerada, sin embargo, Adam Smith muestra que la división del trabajo genera mayor producción de alfileres, ya que cada obrero se especializa en elaborar una parte específica.

Otro de los grandes economistas clásicos, David Ricardo, habla de las ventajas comparativas, que en pocas palabras nos dice que cada país tiene ventaja al producir cierta mercancía, ya sea por las condiciones de su población o por los recursos materiales con los que cuenta.

Supongamos que tenemos dos islas, en una habita Nanuk, Rey todopoderoso de la isla llamada “Nanuklandia”. En el centro de esta peculiar isla existe un bosque, donde abunda la madera. Nanuk manda a sus subordinados a cortar árboles para hacer muebles, y con ello perfeccionar su castillo, sin embargo, los carpinteros enfrentan una dificultad al armar los muebles, cada parte está amarrada con lazos hechos de palmera haciéndolos sumamente frágiles.

Por otro lado tenemos otra isla, llamada “Gorolandia”, ya que su omnipotente Rey se llama Goro, esta isla a diferencia de “Nanuklandia” por tener una montaña en el centro goza de la extracción de acero con lo cual, entre otras cosas, ha moldeado clavos, pero los habitantes de “Gorolandia” no saben para que usarlos.

Cada isla cuenta con recursos naturales y con trabajadores capacitados para las tareas encomendadas por sus reyes, lo que representa una ventaja al comparárseles. Sin embargo, un buen día Goro y Nanuk deciden tener una reunión donde acuerdan que se cederá madera a cambo de clavos y viceversa, con lo que se confeccionan muebles muy resistentes y de larga duración.

Lo que acabo de explicar es simplemente lo que se llama “Globalización”, este término nació con la idea de que cada país aporte sus ventajas para la elaboración de un producto según sus condiciones. Hoy en día podemos ver que las partes electrónicas de un avión se diseñan en cierta parte de Asia, pero el avión se termina de ensamblar en cierta parte de Latinoamérica. La globalización permite abatir costos y elaborar mercancías de calidad.

Sin embargo, este concepto de globalización que se popularizó durante la década de los noventas, ha tomado un significado distinto. La interrelación de los países ha traído consigo pobreza, marginación y violencia (específicamente en el caso de Latinoamérica).

Los únicos que se han visto beneficiados en gran medida son las grandes empresas multinacionales, quienes han expandido sus dominios generando mayor riqueza. Entre los mayormente beneficiados se encuentran los bancos, pero detengámonos un poco a analizar este aspecto de los bancos.

Después de la segunda guerra mundial, la mayor parte de Europa y Asia se encontraban en la ruina completa, el gran problema era que no había dinero para reconstruir. Estados Unidos había vendido mucho armamento (ya que es una economía de guerra) y con ello ganado bastante dinero, así que comenzó las negociaciones con los países europeos y financió su reconstrucción. Todo era felicidad en Europa y Asia hasta que se dieron cuenta de que su economía se estaba dolarizando (en pocas palabras, había más dólares que moneda local en circulación). Años después de que hubiesen reconstruido, los países europeos tenían que encontrar la forma de deshacerse de tantos dólares. Lo que se les ocurrió fue comenzar a mandar sus bancos locales a Centro y Sudamérica y mediante estos comenzar a drenar la gran cantidad de dólares que existían en aquellas tierras.
En su momento los bancos cumplieron con esa tarea, sin embargo, con el paso del tiempo fueron creciendo hasta convertirse en grupos financieros, esos que hoy amasan grandes fortunas y el mercado que más les retribuye es precisamente el de Centro y Sudamérica.

Un buen día llega un forastero a “Nanuklandia”, este forastero se sorprende mucho al ver que las casas son de madera, le comenta a Nanuk que en las tierras por las que ha viajado, ha visto casas de concreto y que conoce quien puede venderle a Nanuk para construir casas sólidas y con ello fortalecer su reinado.
Nanuk acepta gustosamente y ofrece madera a cambio, el forastero le comenta que en aquellas tierras el trueque no es valido y que solamente aceptan monedas de oro. El forastero sabe que Nanuk nunca ha visto una moneda de oro y menos sabe sobre las transacciones con dinero, le ofrece financiar la construcción de su castillo con la condición de que le pague la cantidad prestada mas intereses. Nanuk no entiende nada, pero acepta el trato.
A partir de ese momento, el forastero se convierte en una fuente de financiamiento, muchos otros pobladores encuentran cosas interesante en aquellas tierras lejanas de donde viene el concreto, pero al verse imposibilitados a adquirirlas recurren al señor forastero. El señor forastero por su parte se establece en un pequeño espacio que Nanuk le manda a construir, con lo que se funda el primer banco en “Nanuklandia”.

En un principio, el banco fue creado con la idea de que sirviera para el financiamiento al desarrollo, es decir, el sector financiero serviría como un peldaño para consolidar proyectos que beneficiasen al país. En la actualidad esa idea no es nada parecido a lo que era en sus orígenes, los bancos se sirven con la cuchara grande y generan grandes fortunas derivadas de todo tipo de créditos que otorgan a los usuarios.

Hace poco escuchamos que Citigroup, uno de los grupos financieros más grandes del mundo, pidió ayuda del gobierno estadounidense ya que estaba por irse a la quiebra. Esto causó un gran alboroto por todos lados, ya que los estadounidenses siempre han sido defensores del “laissez faire” (libre mercado) y la no intervención del gobierno en la economía. Por otro lado, cuando el gobierno estadounidense intervino para mejorar la situación de ese banco, el gobierno mexicano protestó, ya que la Ley de Instituciones de Crédito, en pocas palabras dice que si un gobierno extranjero tiene participación foránea, éste no puede ser dueño de un banco mexicano, como sucede con Banamex.

El forastero se enriqueció derivado de los créditos que había otorgado a los pobladores de “Nanuklandia”, como este es el único banco de la isla sus tasas de interés son altísimas ocasionando que los pobladores se endeuden casi de por vida.

El concepto de libre mercado sugiere que las “fuerzas del mercado” (la oferta y la demanda) deben regular la economía y que el gobierno no debe intervenir, sin embargo, cada que hay problemas financieros y que los bancos esta por quebrar o quiebran, acuden al gobierno para que saneé sus finanzas. Es bien sabido que el gobierno no posee otra cosa que fondos públicos así que los que terminan salvando a los bancos son nuestros impuestos. Lo mismo pasa con Citigroup que se quiere deshacer de Banamex, al principio un grupo de empresarios se ofrecen a comprar el banco, después de un tiempo de abundancia caerán en problemas financieros y pedirán ayuda al gobierno mexicano para que les inyecte liquidez, este gobierno como es muy bondadoso con los empresarios, comprará acciones y subsanará la situación, pero esas acciones costarán dinero que saldrá de su bolsillo estimado lector.

Después de un tiempo de fama y fortuna el forastero decidió irse a gastar todo el dinero que poseía en el banco en juegos de azar, con la esperanza de multiplicarlo. Al principio le fue de maravilla, pero después de dos días ya no tenía nada en la bolsa. Regresa a “Nanuklandia” con la idea de pedirle ayuda al Rey Nanuk. Llega el forastero y pide ver al Rey, le comenta que ha perdido todo el dinero que tenía guardado y que necesita que le reponga por lo menos la mitad, ya que si no lo hace no podrá otorgar más créditos a los pobladores ni podrá regresarles dinero a los que tienen ahorrado. A Nanuk se le hace injusta esta situación, pero se preocupa que no haya un banco que les otorgue dinero cuando lo necesiten.

Otro aspecto propio de la globalización, es el racismo, este es un tema interesantísimo el cual implica que se le dedique un artículo entero. Como las modas y formas de vivir de los países extranjeros se han impuesto, todo mundo quiere verse como los personajes de la televisión, con cabello rubio y ojos azules, cuando en nuestra sociedad lo que menos predomina es ese tipo de personas. El racismo se da hacia los indígenas ya que ellos no tienen parecido a lo que vemos diariamente en la televisión, sin embargo, la cultura de nuestro país es un millón de veces más valiosa que cualquier ojo azul o cabello rubio.

La globalización ha hecho todo esto posible, ha acentuado las diferencias entre ricos y pobres provocando que la riqueza se centre en unos pocos dejando a la gran mayoría con lo indispensable para vivir, lo cual se vuelve un circulo vicioso. La sociedad se va descomponiendo gradualmente ocasionando que la violencia y la delincuencia organizada aumenten exponencialmente.