Tuesday, 28 April 2009

Incremento en la demanda de cubrebocas

POR: CEGUIR

En esta última semana, hemos oído la noticia de un virus que aqueja a nuestro país y que amenaza la vida de los pobladores del Distrito Federal y Estado de México. Este acontecimiento ha desatado el pánico generalizado y la suspensión de clases, primero en estos estados y después en todo el país.

Ante esta situación, viene a mi mente el recuerdo de todas y cada una de las películas de "zombies" que he visto a lo largo de mi vida, un escenario tipo “racoon city”, donde todo la ciudad está desolada y lo único que deambula por la calle son las primeras planas de periódicos locales llevadas por el viento con la noticia de que los muertos cobran vida impresa a todo color. El día viernes 24 de abril en mi camino al trabajo, pude ver la ciudad de esa manera, poca gente caminaba por las calles y no porque quisieran, sino porque tenían que asistir a sus trabajos.

¿Pero que implicaciones tiene este nuevo fenómeno en la vida económica nacional? Los efectos de corto plazo son más que evidentes, analizaremos brevemente la situación microeconómica y macroeconómica para ver como se han movido los diversos mercados.

Primeramente, ante las recomendaciones de la Secretaría de Salud de evitar lugares concurridos, las plazas comerciales se vaciaron provocando pérdidas económicas para los dueños de los establecimientos, los cines, parques, restaurantes, bares y demás registraron una disminución drástica en sus ingresos. En las tiendas departamentales se comienza a dar un fenómeno de “compras de pánico” ya que las personas no quieren dejar sus hogares, pero para permanecer dentro tienen que abastecerse de lo necesario.

En el contexto macro, la situación se ha visto afectada de la misma manera, la recaudación fiscal sufrirá una baja en el mes de abril y mayo, el clima de inversiones no es el más seguro por lo que con todo y que se incremente la prima de riesgo[1] habrá una fuga de capitales y de acuerdo con el modelo Mundell-Fleming, al presentarse una salida de capital se tendrán que convertir pesos en otra moneda extranjera, y de acuerdo a la ley de la demanda, se aprecia la moneda extranjera. Lo anterior se puede ver en las noticias ya que el lunes 27 de abril el peso se cotizó a 14 pesos por dólar, lo que representa una pérdida del 4.53% de su valor[2], ya que se estaba cotizado en aproximadamente 13.50 pesos por dólar.

Otro de los rubros que se verán afectados gravemente es el turismo ya que la recomendación a nivel mundial es de “no viajar a México”, lo anterior se suma a la recomendación de no viajar por el incremento del crimen y narcotráfico. Según las noticias internacionales, el turismo nacional reportó una pérdida de 20% el pasado fin de semana[3]. Si sumamos todos esos factores, el turismo nacional e internacional en México sufrirá pérdidas millonarias mientras dure el efecto de este fenómeno de salud. Si consideramos que el turismo es el segundo rubro que más ingresos genera después del petróleo, nos enfrentamos ante una disminución severa en el Producto Interno Bruto Nacional.

La experiencia asiática y la situación internacional
Como podemos recordar en el año 2003 la economía asiática se vio arrasada por un fenómeno similar llamado Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS por sus siglas en inglés) que ocasionó pérdidas económicas por casi 40,000 millones de dólares.

En la actualidad, la Organización Mundial de la Salud ha declarado que se incrementa el nivel de alerta sanitaria de 3 a 4 (de 6 niveles posibles), poniendo a México como un país a donde no se debe de ir. Situación similar sufrieron los asiáticos en ese año ya que se cerraron las fronteras en todo sentido para combatir contra el virus.

Los países de Centro y Sudamérica se preocupan ante la amenaza de una expansión del virus a sus países ya que dicen no estar preparados para afrontar la situación. Estados Unidos declaró alerta sanitaria el pasado domingo ante el registro de 20 casos de personas con el virus[4].

Medidas tomadas
En nuestro país, la primera medida tomada fue la de suspender las clases en todos los niveles educativos, además de la recomendación de cerrar los negocios. Se contempla la posibilidad de un paro generalizado de labores, con la posibilidad de suspender el Servicio de Transporte Colectivo.
Si ya hemos visto los efectos de las medidas tomadas hasta el momento, imagínese usted amable lector el caos que ocasionaría que el metro deje de funcionar. Aunque es poco probable que esto suceda, si llegara a pasar el panorama no es nada alentador. La recesión por la que atraviesa el país se profundizará y la recuperación será más tardada de lo que se tenía previsto.

Conclusión
Como podemos ver un fenómeno de esta naturaleza afecta gravemente la economía nacional, la actividad económica se ve frenada y con ello disminuye la captación de ingresos en todos los sentidos. Sin embargo, uno de los mercados que más se han visto beneficiados en estos últimos días es el de los cubrebocas, podemos ver que 8 de cada diez personas en la calle lo portan. Es curiosa la cantidad y variedad de estos, los hay de todos los colores y formas, en ocasiones las personas llevan hasta dos puestos. Dicen que en los momentos de crisis de un ciclo económico muchas variables disminuyen, pero otras incrementan, estas últimas variables llevan el nombre de variables contra-cíclicas y un digno ejemplo de esto es el incremento en la demanda de estas “armas” contra la influenza.
Muchos dicen que esta cuestión es un farsa y otros aseguran que es el fin del mundo, pero mientras no pase otra cosa estimado lector, seguiré haciendo lo que más o menos me sale bien y eso es el “análisis económico”.

[1] Para una mayor comprensión de la prima de riesgo se recomienda leer el artículo “Como explicar la economía a tus amigos en tu tiempo libre (Parte 2)”, publicado en este blog en este mes de abril.
[2] http://eleconomista.com.mx/notas-online/influenza
[3] http://www.nytimes.com/2009/04/27/world/americas/27mexico.html?ref=americas
[4] http://www.nytimes.com/2009/04/27/world/27flu.html?ref=americas