Monday, 22 June 2009

Oferta y demanda de dinero

POR: CEGUIR

Si usted gusta de las películas de “Tin Tan”, seguramente recordará que el título de este escrito es una frase del “Carnal Marcelo” en la película: “El Rey del Barrio”, donde precisamente el dinero juega un papel preponderante en la vida de los actores. En esta película, Tin Tan en un papel semejante al de “Robin Hood” roba los recursos de los ricos (o por lo menos lo intenta y sin mucho éxito) para tratar de mejorar la vida de los pobres. Un papel semejante juega el sistema financiero en la economía, al transferir los recursos escasos de la economía de los ahorradores a los prestatarios.

Imagínese que usted es millonario y por un accidente termina en una isla desierta apartada de toda civilización, donde la única manera de sobrevivir es cazando, pescando y recolectando su propia comida. Bajo un panorama como este, ni todos sus millones le ayudarían a obtener lo deseado. Aquí aplica un concepto ampliamente utilizado por los economistas que se llama “neutralidad del dinero” o simplemente que el dinero no tiene ningún efecto real.

Por otro lado, el escenario planteado no es muy probable en estos días, ya que como sabemos, las transacciones en nuestra economía se hacen con dinero. El dinero se define como la medida monetaria del valor (i.e., si yo valoro mucho un bien este tendrá un precio alto), es emitido por el gobierno y es generalmente aceptado para las transacciones de bienes y servicios.

Dentro del análisis de la teoría del consumidor de la microeconomía, un supuesto fundamental es el de la “restricción presupuestal”, el cual nos dice que las compras de bienes y servicios que hagamos están en función de nuestro ingreso disponible y que por ninguna circunstancia podemos comprar más de lo que tenemos. La única manera de obtener bienes y servicios rebasando nuestro ingreso es mediante un “crédito” o una promesa de pronto pago, dicho crédito lo vamos a obtener en el sistema financiero.

La demanda de dinero
El sistema financiero está formado por las instituciones de la economía que ayudan a coordinar los ahorros de una persona con la inversión de otra. Supongamos que usted acaba de encontrar un buen trabajo que le promete crecimiento profesional a futuro, y por lo tanto mayor ingreso, probablemente lo primero que hará será gastar su sueldo en bienes y servicios que le hagan falta. Una vez que haya cubierto sus necesidades y tenga tranquilidad, se dedicará a ahorrar algo de dinero pensando que a futuro cuando llegué a cierta edad no tendrá ni los ánimos ni las fuerzas para seguir trabajando por lo que se dispondrá a vivir de sus ahorros. Si usted piensa de esta manera se dice que tiene “trayectorias suaves de consumo intertemporal”, es decir, usted no planea gastarse todo su dinero en el presente, sino gastar cierta cantidad homogénea desde que comienza con su trabajo hasta que se retire (a lo largo de todo ese tiempo), lo que le permitirá ahorrar a futuro.

En la actualidad existen infinidad de instituciones financieras, estas pueden agruparse en dos categorías: los mercados financieros y los intermediarios financieros.

McDonalds y las Hamburguesas Don Toño
Los mercados financieros
Si usted quiere comprarse una casa y como el precio es muy alto, seguramente usted recurrirá a una institución financiera. Dicha institución no está autorizada para imprimir dinero (esa función sólo le compete al banco central), por lo que el dinero que tiene es producto del ahorro de las personas. Los dos mercados financieros más importantes de una economía son: el mercado de bonos y el mercado de acciones.
Cuando McDonalds tiene la necesidad de financiar un nuevo proyecto productivo o la adquisición de nueva maquinaria puede recurrir al “financiamiento mediante emisión de deuda” (mercado de bonos), es decir, la empresa emite bonos que no son otra cosa que pagarés, en donde especifica el tipo de interés que se pagará hasta la fecha de vencimiento y la fecha en que se pagará el “principal” (cantidad original prestada).

Por otro lado, McDonalds también puede recurrir al “financiamiento mediante emisión de acciones” (mercado de acciones). La empresa recurre a un mercado con el que estamos más familiarizados, llamado: “Bolsa de Valores”, en este mercado, la empresa vende acciones las cuales representan su propiedad. Al comprar una acción una persona es dueña de McDonalds en la proporción que represente la acción (si emite mil acciones la persona es dueña de 1/1000 de McDonalds).

Los precios a los que se negocian las acciones de la bolsa de valores son determinados por su oferta y demanda, si una acción tiene gran demanda significa que las personas se muestran confiadas sobre el futuro de la empresa. Para controlar el nivel general de precios existen “índices bursátiles” (un índice bursátil es una media de los precios de un grupo de acciones) uno muy conocido es el índice Dow Jones el cual se basa en los precios de las acciones de empresas norteamericanas muy importantes.

El propietario de las acciones de McDonalds, es propietario de una parte de la empresa, el propietario del bono es acreedor. Si la empresa es rentable, los accionistas disfrutan de los beneficios, mientras que los acreedores sólo obtienen el interés pactado. Pero si la empresa tiene dificultades financieras, los acreedores reciben lo que se les debe antes que reciban algo los accionistas.

Los intermediarios financieros
Por otro lado, cuando Don Toño, propietario de su pequeño local, tiene la necesidad de pintar el inmueble, de comprar nuevo inmobiliario o de comprar nueva maquinaria no emitirá bonos ni acciones de su pequeño negocio, sino más bien recurrirá al banco más cercano a pedir un préstamo para financiar esos cambios que quiera hacer. Lo anterior debido a que las empresas grandes son las que cotizan en la bolsa de valores y no al revés.

En este caso el banco es un intermediario financiero que acepta los depósitos de las personas que quieren ahorrar y conceder préstamos a los que desean financiar cualquier cosa. Los bancos pagan unos intereses a los que ahorran y cobran intereses más altos a los que piden prestado (ese es el negocio del banco).

Ya hemos visto de manera breve como funciona el sistema financiero de una economía, podemos decir que el objetivo del sistema financiero es ayudar a distribuir los recursos disponibles. De esta manera, si una persona tiene mucho dinero puede ahorrarlo con el propósito de gastarlo en el futuro y por otro lado, si a una persona le falta dinero para poner un negocio puede pedir prestado con la promesa de pagar a futuro.

La oferta monetaria

Ya se mencionó como funciona el lado de la demanda de dinero, es decir, cuando una persona desea adquirir un préstamo de un banco para diversos usos. Ahora menciono brevemente como funciona el lado de la oferta de dinero.

Como bien sabemos el banco concede préstamos con el dinero de los ahorradores. Cuando una persona acude a un banco a depositar su dinero para ahorrarlo, tiene la esperanza de regresar cuando lo estime conveniente y retirar total o parcialmente lo depositado. El banco que utilizó ese dinero para préstamos tiene la obligación de regresarle la totalidad del dinero al ahorrador. En caso de que no suceda esto podemos enfrentarnos a una situación como la ocurrida en el año de 1994.

En esa crisis que pegó tan duro a nuestro país (y demás con el efecto tequila), el peso no estaba tan débil con relación al dólar, la inversión extranjera fluía a nuestro país por las grandes expectativas que se tenía del recién firmado Tratado de Libre Comercio y por lo tanto la situación económica era favorable (o por lo menos así se veía).
Como la gente vio que el futuro era prometedor, comenzaron a pedirse muchos créditos hipotecarios, créditos de automóvil y crédito al consumo.
Cuando llegó la devaluación donde el peso perdió aproximadamente el 49% de su valor, los créditos hipotecarios se dispararon y se volvieron impagables. Los ahorradores al ver la crisis que se acercaba comenzaron a sacar su dinero de los bancos hasta que sucedió algo trágico, simplemente se acabó el dinero. Literalmente no había dinero en las arcas de los bancos para regresarles a los ahorradores lo que habían depositado.

Para evitar que se vuelva a suscitar un escenario de terror como el que acabo de narrar, el banco central, que es el encargado de regular la oferta monetaria de nuestro país, implementó los “requisitos mínimos de reserva”. Una reserva se define como los depósitos que han recibido los bancos y que no han prestado.

Bajo este mecanismo, los bancos están obligados a guardar un porcentaje de la cantidad depositada en las reservas y lo demás se puede conceder en préstamo. Es decir, Don Toño de las hamburguesas deposita 10 mil pesos en una cuenta de ahorros para futuras emergencias. En ese mismo momento llega Pancho de los tacos y pide prestados 10 mil pesos, sin embargo, el banco sólo cuenta con 8 mil pesos para prestarle a Pancho (i.e., que los requisitos de reserva son del 20% de lo depositado).

Cuando el dinero se encuentra en circulación (cuando Don Toño aun no depositaba los 10 mil) la oferta monetaria es de 10 mil, esos 10 mil al ser depositados disminuyen la oferta monetaria en 10 mil, pero nuevamente la oferta crece a 8 mil al ser pedidos en préstamo. La oferta monetaria es todo el dinero que se encuentra en circulación y que no está guardado en el banco o debajo del colchón.

Si suponemos que Don Toño deposita su dinero a una tasa de 10% anual, al final del año sacará de su cuenta 11 mil pesos. A su vez Pancho sacó 8 mil a una tasa del 30% anual con lo que terminará pagando 10400 pesos.

De esta manera Pancho paga su deuda a final de año, ahora el banco tiene 2 mil pesos de las reservas más 8 mil que prestó y 2400 de los intereses, lo que suma un total de 12400 en el banco. Por otro lado, al final del año Don Toño retira sus 10 mil pesos más mil de intereses lo que deja al banco con 1400 pesos, con lo que el banco creó una cantidad de 1400 pesos. Lo anterior nos dice que en un sistema bancario como el nuestro (llamado sistema bancario de reservas fraccionarias) con cada depósito y cada préstamo, se crea más dinero.

En esta situación podemos afirmar que los 2 mil de reserva no servirán de nada si Don Toño reclama de inmediato sus 10 mil pesos, sin embargo, en la economía real no sólo existe un ahorrador, sino que son miles.
La capacidad del sistema bancario para crear dinero es la principal diferencia entre el banco y otras instituciones financieras. El banco cuenta con potestad legal para crear activos que forman parte de la oferta monetaria, por lo tanto los bancos son las únicas instituciones financieras que influyen directamente en la oferta monetaria. Es necesario precisar que crear dinero no significa imprimir billetes como lo hace el banco central, sino “hacer dinero con dinero”.

Conclusiones

Como podemos ver, el hecho de que intervenga el sistema financiero en la economía es para ayudar a redistribuir los recursos entre los habitantes y con ello mejorar su nivel de vida. Sin embargo, actualmente lo que vemos es que el sistema financiero en nuestro país no funciona de esa manera. Los bancos conceden créditos de manera indiscriminada con la finalidad de obtener grandes ganancias, lo podemos ver en los centros comerciales donde únicamente con la credencial de elector nos otorgan tarjeta de crédito sin saber si somos capaces de pagarla.
México es un país sin educación crediticia lo que hace que seamos presa de las deudas gigantescas de la tarjeta de crédito. En muchas ocasiones, en el afán de pagar una tarjeta de crédito tramitamos otra con lo que nos hundimos más en las deudas.

Nuestro país ha dejado grandes ganancias a los intermediarios financieros en las últimas décadas, lo que hace de éste un lugar excepcional para poner a funcionar un banco, por eso puede usted ver ahora que las empresas dedicadas a un giro completamente distinto se aventuran a establecer un banco.

La cartera vencida en nuestro país crece cada vez más por la incapacidad de pago de la población. No es tarea de los bancos educar a la población sobre el uso de los instrumentos financieros que manejan, sin embargo, una política de educación crediticia por parte del organismo encargado de proteger al usuario de los servicios financieros sería adecuada para advertir a la población del los riesgos de manejar dichos instrumentos. No es tarea de este escrito proponer política económica, sino únicamente exponer la función que debería desempeñar el sistema financiero de nuestra economía bajo una adecuada educación financiera, porque al final de cuentas usar bien el dinero nos hará decentes y respetables.

Documentos consultados

Mankiw G., 2002, Principios de Economía, McGRaw-Hill Interamericana, cap 25, pp. 345-358