Saturday, 4 July 2009

Mi visita al Cuarto Congreso OPAM

POR: CEGUIR


Del 24 al 26 de junio del 2009, se llevó a cabo en la Ciudad de México, el Cuarto Congreso Nacional de Organismos Públicos Autónomos. Por azares del destino tuve la oportunidad de estar presente en dicho evento que fue inaugurado por el Jefe de Gobierno del Distrito Federal y los titulares de los órganos autónomos convocantes. Cabe mencionar que me sorprendió la poca o nula participación del Instituto Nacional de Estadística Geografía en Informática y el Banco de México que son organismos constitucionalmente autónomos. El tema central del evento fue el papel de los organismos públicos autónomos en la consolidación de la democracia.
Durante dos días enteros (25 y 26 ya que el 24 hubo un evento cultural a manera de inauguración) se enfocó el debate en torno a tres temas:

Autonomía y ciudadanía
Autonomía y mejores prácticas del desempeño
Autonomía financiera y de gestión

En mi primer día de participación, tuve la oportunidad de ser parte del panel de autonomía y mejores prácticas del desempeño, donde se expusieron temas relacionados con la rendición de cuentas y el presupuesto basado en resultados.
Si hacemos reflexión en los temas antes mencionados, podemos recordar que una de las premisas de la teoría económica es alcanzar el máximo bienestar de los individuos mediante la redistribución de los recursos escasos, y es casualmente el papel que juega la evaluación al desempeño como mecanismo de control que permite verificar que efectivamente los recursos públicos se utilizan para los fines perseguidos.

Si recordamos el análisis de la teoría del consumidor, podemos verificar el papel que juega el gobierno en la redistribución de la riqueza social entre los consumidores de manera que ésta sea lo más equitativa posible. La misión principal de la evaluación al desempeño es verificar que los recursos públicos asignados a los diversos programas sociales y económicos se estén empleando de manera que permitan alcanzar los objetivos planteados por estos programas. La información obtenida de este estudio permite al gobierno, entre otras cosas, formular política económica.
Uno de los primeros aspectos que me llamó la atención fue un tema abordado por una especialista del Banco Mundial llamado: “Presupuesto Basado en Resultados” o “Presupuesto Informado”.
Hace años me tope con este concepto cuando en la universidad en la materia de econometría analizábamos impactos de programas sociales. Al principio me resultó extraño ya que el enfoque del economista se basa en medir impactos de la implementación de lo programas sociales mediante los modelos econométricos y por otro lado, el presupuesto basado en resultados consiste en analizar la adecuada implementación de los recursos.
¿Pero porqué nos hace tanto ruido este tema de rendición de cuentas?
Pues simplemente porque los recursos públicos de que se sirve el gobierno provienen, entre otros, de nuestros impuestos. Imagínese usted que como padre de familia le da mesada a su hijo y después de un tiempo ve que se compra un automóvil, ropa y aparatos electrónicos. ¿No le causaría esto curiosidad? A mi me causaría curiosidad por el simple hecho de que sé cuanto le estoy dando de mesada al muchacho y por lógica sé que no es suficiente como para permitirle adquirir un auto.
La situación en el gobierno es similar, la exigencia de la ciudadanía por saber en que se gastan nuestros impuestos nace por irregularidades percibidas en el manejo de los fondos públicos. De ahí que durante el sexenio pasado se creó una ley que obligaba a todos los entes públicos a transparentar su accionar. Sin embargo, el concepto de transparencia no se ha aplicado con todo el rigor de la palabra.
Una frase que me llamó mucho la atención fue pronunciada por un expositor de la Academia Mexicana de Auditoría Integral y al Desempeño A. C. (AMDAID), él afirma que no es lo mismo evaluar lo que se hizo a evaluar lo que se debió hacer. Lo anterior, es un principio fundamental de la planeación. Si usted le da dinero a su hijo para comprar tortillas y él llega con pan, el muchacho no habrá gastado el dinero para lo que estaba destinado.
De manera análoga, vemos que el manejo de los recursos públicos presenta la misma problemática, pero en este caso, de un total de 10 pesos, el muchacho gasta 3 en videojuegos y 7 en tortillas. Es ahí donde me pareció muy importante la afirmación del expositor, ya que aún cuando se reprenda al muchacho por no haber gastado todo el dinero en tortillas, al final de cuentas parte de la familia se quedará con un hueco en el estómago.

En este aspecto, en mi muy humilde opinión y en concordancia con el expositor (y a su vez ligándolo con el concepto de presupuesto basado en resultados), es donde debe fortalecerse la evaluación al desempeño, mediante un mecanismo de evaluación del tipo: antes, durante y después, que vaya a la par de la ejecución del presupuesto y que permita verificar la correcta implementación de los recursos. Es decir, el padre no sólo le dará 10 pesos al muchacho para las tortillas, sino que irá con él para verificar que las compre y que regrese a casa con ellas.
Posteriormente me dispuse a participar en la mesa de trabajo de autonomía financiera y de gestión. Principalmente se trataron temas de autonomía de las instituciones para ejercer sus funciones e implementar su presupuesto.
Aquí me llamó la atención el hecho de que los expositores coincidían en que los órganos autónomos deben estar al margen de los tres poderes de gobierno, esta autonomía va a permitir que los órganos se liberen de cualquier influencia política que pudiera deformar el fin para el que fueron creados. Se protestó fuertemente por el hecho de que grupos políticos son los encargados de asignar titulares de estos órganos lo cual genera incertidumbre sobre su funcionamiento. Lo anterior me pareció acertado ya que desafortunadamente es la manera en que se maneja el gobierno de nuestro país. En épocas electorales (como el año en curso) el país se convierte en la tierra de los deseos ya que todo es posible. Esta es precisamente la época ideal para pedirle al municipio o delegación que cubran los baches de nuestras calles, que mejoren el alumbrado público o que aumenten el número de patrullas por colonia (a cambio de nuestros respectivos votos, por supuesto).
Muchas son las formas en que los políticos utilizan la situación económica y social para favorecer su situación en las elecciones, este fenómeno en la economía lleva el nombre de ciclo económico político.
En estas ultimas semanas, se ha hecho famosa la idea del voto nulo, una opción que siempre ha existido, sin embargo, nunca como una forma de dejar saber a nuestros gobernantes que estamos en desacuerdo en la manera en como gobiernan, este sin duda será tema de otro artículo.
En mi segundo día de participación tuve la oportunidad de escuchar conferencias muy buenas de expositores muy reconocidos como el caso del Auditor Superior de la Federación, de Sergio Aguayo Quezada, Carmen Aristegui y de Juan Ramón de la Fuente, además de las mesas de trabajo programadas para ese día.
En este día sólo participé en una mesa de trabajo, la de autonomía financiera y de gestión donde se abordaron temas como los conceptos de autonomía derivados de las diversas reformas hechas a la constitución el año pasado. Se dio espacio para la intervención de dos ponentes que representaban la voz ciudadana y que sinceramente me parecieron un tanto fuera de lugar.
Conclusiones
En una época de turbulencia en el país con las elecciones cada vez más cerca, se da cabida a un congreso donde indudablemente está involucrado el Instituto Federal Electoral, el intercambio de ideas entre los entes es muy importante para homologar las prácticas gubernamentales.
Un congreso tiene como objetivo reunir a las personas para que comenten en que han mejorado en relación con el pasado, sin embargo, no tiene caso si se elaboran documentos y simplemente se quedan en el papel. Lo dijo uno de los conferencistas del congreso, “se trata de hacerlo posible”, porque de lo contrario sólo serán buenas ideas que se volverán repetitivas año con año y que no nos llevarán a ninguna parte.
El evento que se llevó a cabo en el Hotel Fiesta Americana Reforma, me pareció bien planeado y la comida muy rica también, espero estar presente en el próximo congreso que se llevará a cabo en Aguascalientes el año que viene, si no se puede, esta ya fue de por si una muy buena experiencia.