Friday, 21 August 2009

Un tema que siempre ha preocupado a los países: el crecimiento y desarrollo económico

POR: CEGUIR

¿Porque unas economías crecen más que otras?, ¿cuál es el objetivo de darle apoyo económico a los adultos mayores?, ¿porqué existen programas para ayudar a las madres solteras? Creo que en algún momento, de una o de otra forma nos hemos preguntado esto, dentro de la ciencia económica, existe una rama que se dedica al estudio del crecimiento y desarrollo económico y trata de explicar porque crecen unas economías mas que otras y el porque de los programas sociales y de fomento económico.

Uno de los análisis más sencillos dentro de la microeconomía, es el de la teoría del consumidor, donde se busca la combinación de bienes que le reporta mayor utilidad al individuo al alcance de su presupuesto y basado en el supuesto de la Ley de Walras[1]. Desde una perspectiva muy simplista, este análisis se realiza para dos consumidores (un consumidor con un poder adquisitivo alto y un consumidor con un poder adquisitivo bajo) cuya suma de ingresos es igual a la riqueza social. Cuando en el análisis se incluye al gobierno, el papel de éste va a ser el de redistribuir la riqueza para el combate a la pobreza.

En este sencillo modelo de consumo, el bienestar del individuo está en función de la combinación de bienes que le reporten la mayor utilidad sin rebasar su presupuesto. Sin embargo, en la realidad, el ingreso de una persona y lo que pueda comprar con él no asegura que cuente con bienestar y felicidad, esto lo determinan otros factores.

Los factores que determinan el bienestar de un individuo van desde tener una casa donde vivir, una educación, servicios de salud de calidad, buena alimentación y muchos otros que no tienen nada que ver con lo material, estos conceptos contribuyen a que el individuo se desarrolle de manera adecuada y aunque parezca un tanto filosófico, permite que el individuo viva en armonía.

Como ningún país tiene un solo habitante, uno de los temas prioritarios dentro de la agenda de cualquier país es el desarrollo económico, principalmente para los países en vías de desarrollo donde la desigualdad social es más notable. Se ha debatido mucho sobre este concepto ya que no queda claro que debe entenderse como tal. Sin embargo, se ha coincidido en que el desarrollo económico es un proceso mediante (y durante) el cual se mejora la calidad de vida de la sociedad (Carrillo, 2002).

Si la población de un país no goza de bienestar, comienzan a gestarse problemas sociales (como la delincuencia, el narcotráfico y otros), si usted amable lector vive en un país en vías de desarrollo sabe a lo que me refiero, se puede ver en las personas que no tienen un hogar y piden dinero en la calle, se acuestan sobre vidrios, cantan en el metro y escupen fuego en los cruces peatonales.

Es por eso que el gobierno destina cierta cantidad del presupuesto anual a diversos programas sociales y de fomento económico que tienen como objetivo principal ayudar a disminuir la brecha que existe entre ricos y pobres, las diversas políticas de desarrollo implementadas se pueden clasificar en tres tipos (Carrillo, 2002):

Las que han intentado promover el desarrollo a partir de la generación de las condiciones socioeconómicas que lo originan.
Las que intentan resolver las disparidades del desarrollo, considerando más sus resultados que sus causas, con un carácter redistributivo.
Las que a manera de políticas híbridas, intentan redistribuir los beneficios del desarrollo pero también promueven la generación de una base económica que permita el sustento autónomo del desarrollo.

En pocas palabras, estas políticas se traducen como programas sociales, si usted en algún momento de su vida ha recibido beca de estudios, en ese momento formó parte de la población objetivo del programa cuya finalidad era generar equidad entre la población (la acción de dar dinero por parte del gobierno a las familias, en términos macroeconómicos, se llama transferencias).

Orígenes de los estudios del crecimiento económico

El análisis del desarrollo económico comenzó con los estudios de los economistas clásicos como Adam Smith y David Ricardo, sin embargo, el siglo pasado este rubro tomó mayor vigor con los estudios de los economistas neoclásicos como el modelo de Roy Harrod en 1939 y Evsey Domar en 1946 y posteriormente el modelo de Solow de 1956, los cuales se preocupaban por medir el crecimiento económico, que se ve reflejado a través del crecimiento del nivel de ingreso de la población y con ello se incrementa la propensión marginal a consumir[2] (por lo tanto incrementa su bienestar).

Para los economistas neoclásicos, el crecimiento económico está determinado principalmente por el nivel de capital con el que cuenta un país, es decir, la infraestructura adecuada para la producción, así como de su tecnología. Veamos un ejemplo para simplificar este aspecto.

José y Pepe panaderos

Supongamos que tenemos a dos individuos que se disponen a poner un negocio, el primero de ellos (José), acaba de heredar una fortuna de su padre y se dispone a iniciar un negocio de pan, para ello, acude con un distribuidor de maquinaria de panificación y solicita que le hagan un presupuesto con las mejores máquinas sin importar el costo. Posteriormente compra un inmueble en una zona comercial para instalar su panificadora y contrata a un despacho de publicistas para que le diseñen un plan de mercado que le permita darse a conocer en los alrededores. Al cabo de tres meses inaugura su panificadora la cual tiene gran éxito debido al excelente y costoso plan de mercado y la excelente ubicación del inmueble, sus ganancias en un año le han permitido recuperar su inversión al doble y ya piensa en poner su primera sucursal y lanzar una promoción donde regalará un automóvil.

El segundo individuo (Pepe), ha trabajado toda su vida en el negocio del pan, le ha costado mucho trabajo pero ha ahorrado lo suficiente como para iniciar su propio negocio, como conocedor del medio, contacta a una persona que le puede vender maquinaria de mediano uso y a bajo costo. Posteriormente ubica un pequeño local que decide rentar en una zona no muy concurrida y muy insegura, como se gastó todo su dinero en comprar la maquinaria, diseña un pequeño anuncio en una hoja de cuaderno y lo fotocopia para repartirlo a los vecinos cercanos al local. Al cabo de un año de haber iniciado su negocio, lo han asaltado varias veces y no ha podido pagar la renta por lo que el mes siguiente tiene que desalojar.

Como podemos observar, José quien contaba con una gran cantidad de capital[3] y por lo tanto, al dedicarse al negocio del pan le fue mejor. Por otro lado, a Pepe quien no contaba con los medios suficientes en un inicio comenzó a vender, pero pronto se encontró con que su negocio no iba bien. Si traducimos esto a la teoría neoclásica, los estudiosos pensaban que todas las economías tienden hacia un estado estacionario, es decir, un estado de equilibrio donde ya no crezcan más y que cuando todos los países comienzan su “viaje” hacia el estado estacionario van disminuyendo su ritmo de crecimiento conforme se van acercando a ese estado. Por ahora no ahondaré más sobre este concepto puesto que requiere de una formalización más seria del modelo de Solow.

¿Realmente el PIB puede ser considerado como un indicador del bienestar de la población?

Todos hemos oído hablar del Producto Interno Bruto PIB y sabemos a grandes rasgos que está definido como la producción total de bienes y servicios de un país en un determinado periodo. Como toda economía comienza con la producción, al vender esa producción se obtiene un ingreso, por lo que también el PIB se puede considerar como nivel de ingreso, otro concepto asociado es el PIB per-cápita, que es el total del PIB dividido entre el total de la población de un país, lo que nos arroja el nivel de ingreso promedio de la población de un país. Pero si analizamos detenidamente (el caso de México), tenemos que esta información pierde sentido ya que la desigualdad en los ingresos es muy notable. Por lo tanto el PIB en un país como México no es un indicador de bienestar de su población ya que al ser este un promedio se está dando por hecho que todos obtienen un ingreso igual cuando en la realidad esto es falso.


Conclusión

Como podemos ver, el tema del crecimiento y del desarrollo económico siempre ha sido importante para los países, esto permite tener cierta “armonía” entre la población, de lo contrario el país se enfrentaría a un problema de descontento social y conflictos de mayor importancia.

Es importante destacar el papel que juegan los programas sociales y de fomento económico en la consolidación del crecimiento y desarrollo económico, brevemente hago mención de la importancia de los programas que fomentan a la juventud a seguir estudiando, ya que el término capital humano es un factor potenciador de crecimiento y desarrollo.


Documentos Consultados

Carrillo Huerta, Mario M., 2002, Aspectos microeconómicos introductorios del desarrollo regional y urbano, México, Instituto Politécnico Nacional.

[1] En palabras muy simples, la Ley de Walras nos indica que todo el ingreso de un individuo se lo gasta en consumir.
[2] Este término se refiere a que el total del ingreso de un individuo, después de haber pagado impuestos, lo destina a dos propósitos: al consumo y al ahorro en una proporción cuya suma es la unidad.
[3] Hay que recordar que el capital es tanto el dinero como la maquinaria e infraestructura para producir.