Wednesday, 28 October 2009

Comentarios al paquete económico aprobado por el H. Congreso de la Unión

POR: CEGUIR

A raíz de la crisis económica por la que atraviesa nuestro país, el gobierno ha tomado medidas para tratar de corregir sus efectos, entre ellas destaca la eliminación de tres secretarías de estado (turismo, reforma agraria y función pública) y de Luz y Fuerza del Centro. Además de los conocidos –o no tan conocidos- impuestos, todos estos acontecimientos han generado una gran expectativa tanto a nivel nacional como a nivel internacional por el desempeño de la economía mexicana en el presente y a futuro.

Respecto a los impuestos, el pasado 21 de octubre el Congreso de la Unión aprobó el paquete fiscal 2010, el siguiente cuadro explica que se propuso y que se aprobó (haga click en la imagen para agrandarla):



Los nuevos impuestos ayudarán a cubrir el boquete fiscal existente en las finanzas públicas apoyándose nuevamente en el precio internacional del petróleo (o por lo menos es lo que se espera) y ayudarán a financiar los programas sociales para combatir la pobreza.

Las implicaciones sobre los individuos de los nuevos impuestos

Telecomunicaciones

En primer lugar, tenemos el impuesto a las telecomunicaciones el cual impactará a la telefonía, telefonía celular, cable e Internet. Si bien el planteamiento de dicho impuesto no me parece técnicamente erróneo, el impacto sobre la población será importante debido al alto costo de estos servicios en nuestro país. Al respecto, en el marco del ciclo de conferencias titulado “Retos y estrategias para promover el crecimiento económico” llevado a cabo en el Banco de México los días 19 y 20 de octubre de 2009, el ganador del premio Sveriges Riskbank en ciencias económicas en memoria de Alfredo Nobel (porque ese es su nombre correcto) en el 2000, James Heckman menciona en su ponencia: “Policies to Promote Growth and Economic Efficiency in México”, que los bajos niveles de competencia en nuestro país provocan falta de infraestructura básica en comunicaciones, esto sumado al desempeño altamente monopolizado de este sector (Telmex) hacen que los precios sean muy altos (e.g. 14 centavos de dólar por 3 minutos en una llamada en México contra 2 centavos por 3 minutos en un llamada en Corea).
Podemos ver que dichos servicios tienen un alto costo para los que tienen acceso a ellos y como ya lo había comentado anteriormente estas son las personas de clase media (o en su caso media alta) para arriba. ¿Pero porqué argumento que los más afectados serán los de la clase media?, para ilustrar un poco este asunto pongamos un ejemplo.

El caso de Nacho (clase media) y de Ernesto (clase alta) un ejemplo hipotético

Nacho es un asalariado en una empresa que se dedica a la comercialización de autopartes, tiene un puesto de Jefe de área el cual le retribuye un ingreso con el que vive cómodamente ya que su esposa también trabaja, por lo tanto, los dos aportan al ingreso del hogar, dentro de sus comodidades Nacho cuenta con servicio de Televisión por cable, telefonía e internet en uno de los paquetes nuevos (llámese triple play), en total Nacho paga 500 pesos por el servicio mensualmente, si consideramos que el ingreso del hogar (es decir, el ingreso de Nacho y de su esposa) es de 20 mil pesos, el gasto en dicho servicio es de 2.5%. De pronto, se tasa con el 4% y dicho gasto incrementa a 2.6%.
Ernesto es un licenciado que trabaja como Director Corporativo de una empresa de clase mundial, su sueldo mensual es de 100 mil pesos y por alguna circunstancia tiene el mismo servicio de triple play que Nacho, sin embargo, el gasto en dicho servicio es del 0.5% de su ingreso y cuando se tasa con el 4% dicho gasto incrementa a 0.52%.

Como podemos ver, la proporción del dinero que desembolsará Nacho por el servicio es mayor que la proporción que pagará Ernesto (0.1 contra 0.02%), lo que claramente refleja un mayor impacto sobre la economía de Nacho, que en el contexto se considera de la clase media y por lo tanto una restricción mayor en sus gastos.

Tabacos, cerveza, juegos y sorteos y bebidas alcohólicas

El impuesto al tabaco, cerveza, juegos y sorteos y bebidas alcohólicas, no afectarán al total de la población puesto que no todos son asiduos de estos productos, sin embargo, merece un comentario breve de mi parte para estos impuestos. Sin importar cual sea el monto, su impactó se verá reflejado en el corto plazo ya que provocará una caída en el consumo de dichos productos, sin embargo, habrá una recuperación rápida puesto que siempre se encuentra la forma de destinar recursos al consumo de la misma cantidad de alcohol ingerida antes de que se tasaran con nuevos impuestos (usted no me dejará mentir).
ISR, IDE, IVA y el impuesto del combate a la pobreza

En primer lugar, el impuesto del combate a la pobreza fue eliminado y en su lugar se reemplazó con un incremento en un punto porcentual al IVA (de este hablaremos al final). Se aprobó por parte del congreso un incremento al ISR de 2%, a partir de cuatro salarios mínimos, esto quiere decir que si usted gana más de 6 mil pesos mensuales (aproximadamente) su salario se verá afectado por esta medida.

En lo que respecta al IDE, no me parece errónea la propuesta, sin embargo, me parecería también adecuado tasar las transacciones financieras a las que hacen referencia Alejandro Villagomez y Gerardo Esquivel en sus respectivos blogs.

Respecto al incremento al IVA, pues el incremento de este impuesto no estaba contemplado en el paquete económico presentado por el poder ejecutivo, sin embargo, me parece el más progresivo de todos, pues es un impuesto que permite tener un alto índice recaudador al cubrir la totalidad del consumo (excluyendo medicinas y alimentos).
Una de los aspectos que se tomaron en cuenta para eliminar el impuesto para el combate a la pobreza, fue la modificación al precio internacional del petróleo, es decir se calculaba que sería de 53.9 dólares por barril y la modificación lo ubicó en 59 dólares, lo que confirma que nuestro país sigue dependiendo altamente del petróleo.
Conclusiones

Como podemos ver el panorama no es alentador en absoluto, los nuevos impuestos no aseguran el bienestar para la población que tanto ha prometido el gobierno, al contrario se puede ver claramente que las medidas repercuten en el ingreso de las personas y afectan la competitividad de las empresas. Es cierto que el problema fiscal debe resolverse, sin embargo, se deben implementar medidas que nos lleven a resolverlo, pero que no afecten a la población.
Sabemos que este es un proceso que lleva tiempo, es un proceso parcial si lo vemos de la perspectiva del análisis de procesos de Georgescu-Roegen, uno de los aspectos que se deben cuidar es el desempleo ya que el índice incrementa peligrosamente y no es un tipo de desempleo cíclico debido a la crisis, se está convirtiendo en un problema de estructura que amenaza con traer grandes repercusiones a nuestra economía.
Nuestro país sigue dependiendo altamente del petróleo, pero no hay que olvidar que este precio no depende de factores internos, sino más bien externos y en un escenario donde el precio caiga drásticamente no nos irá nada bien.
Posiblemente en estos últimos meses se componga levemente la situación por la temporada de fiestas de fin de año, sin embargo, no es seguro, la situación volverá a recrudecerse a principios del año 2010 y esperemos que se componga.