Thursday, 7 January 2010

Mis Reflexiones sobre la nota de Gabriel Zaid

Por: CEGUIR

En esta ocasión, hago referencia a la nota publicada por Gabriel Zaid, donde critica duramente la profesión de economista, reprobando el papel que han desempeñado los economistas en el poder.

En este sentido, me vienen a la mente las siguientes reflexiones:

1. La nota de Zaid se enfoca a elogiar el trabajo de los abogados y a reprobar el trabajo de los economistas, con la frase: “El milagro económico mexicano lo construyeron los abogados y lo destruyeron los economistas”, respeto su opinión pero me parece que hay que considerar que el milagro económico se debió a un “boom” del petróleo que favoreció a nuestro país y que se debían tomar las decisiones adecuadas para aprovechar al máximo esta abundancia, sin importar si dichas decisiones eran tomadas por un abogado o por un economista.
2. Menciona que los economistas que estudiaron en universidades estadounidenses e inglesas son los principales responsables de la debacle económica, hay que considerar que como profesionales buscamos aprender de los mejores y es de nuestro conocimiento que muchas materias impartidas en nuestras universidades son copiadas de los planes de estudio extranjero, puesto que la ciencia económica no es mexicana, es una concepción extranjera que hemos tratado de adaptar a nuestro entorno (aunque este intento ha sido fallido), ante esta situación muchos economistas o aspirantes a serlo buscan emigrar a estas universidades.
3. En nuestro país existe un fenómeno de lealtad hacia grupos políticos, es decir, se conforman grupos de trabajo con personas que no siempre son las más competentes, pero si las más leales, dichos grupos siempre buscan estar mejor ubicados tanto económica como políticamente, es lo que actualmente sucede con el ahora Gobernador del Banco de México, no es que no sepa cuales son las medidas que le convienen más al país, ni que sea un ignorante de la ciencia económica diciendo que “todo está bien, los efectos de la crisis serán mínimos”, sino que él se rige por un alto sentido de lealtad a quien en su momento confió en él y lo puso en la Secretaría de Hacienda. En nuestro país las decisiones de política no se toman con base en evidencia empírica (resultados de investigaciones científicas que nos muestran la realidad) las políticas están en función de los intereses de tal o cual grupo, ignorando completamente la ética profesional y el verdadero fin que persiguen las profesiones.
4. Es cierto que la ciencia económica, relativamente joven, todavía tiene muchos desaciertos, en específico la macroeconomía está llena de ambigüedades, como en su momento las tuvieron la física y matemática. Diversas teorías económicas son derivaciones de las teorías de estas ciencias y que el ser humano es mucho más complejo que las situaciones objeto de estudio de la física.
5. Por otro lado, hago referencia al comentario de Zaid: Ignorar las realidades sociales que no se dejan reducir a ecuaciones estadísticas. La estrechez mental de los economistas no vio la catástrofe posible, y ahora la realidad "humilla a una profesión arrogante". Es muy cierto que la realidad de los seres humanos conlleva una dificultad mayor que no pueden explicar ecuaciones matemáticas y estadísticas, sin embargo, la matemática no es la “vaca sagrada” del economista, es simplemente una herramienta que ayuda a complementar lo teóricamente planteado. Porque no se trata simplemente de teorizar sobre la realidad económica que vive nuestra sociedad dejando de lado el análisis matemático ya que se estaría incursionando en el campo de estudio del sociólogo o del antropólogo social. ¿Cuál podría ser la manera en que llevemos un registro del ingreso de un individuo o de la sociedad en su conjunto a lo largo de los años si no es mediante la estadística? En consecuencia tal argumento me parece débil.

En fin, estas sólo son algunas reflexiones que me vienen a la mente respecto de la opinión de este poeta y ensayista mexicano, la cual es respetable.