Wednesday, 20 January 2010

Otra más de la educación en México

Por: CEGUIR

En estas semanas he leído dos artículos que hacen referencia a la situación de la educación en México, el primero de ellos publicado por la jornada, menciona que la falta de empleo de los jóvenes egresados de las universidades está generando una fuerte tendencia de éstos hacia el suicidio o hacia las filas del narcotráfico, el segundo hace referencia a que debido a la crisis se ha incrementado el número de jóvenes que abandonan sus estudios para incorporarse al mercado laboral. Me parece importante abordar el tema de la educación en este espacio ya que indudablemente impacta sobre el sistema económico de cualquier país.

En la década de los sesentas y setentas comenzaron a publicarse las primeras investigaciones sobre la relación causal entre el nivel educativo y el ingreso, dichas publicaciones evidenciaban científicamente una relación positiva entre ambos aspectos. Sin embargo, no se necesita ser un economista experimentado para concluir que un mayor nivel educativo conlleva un mayor ingreso, no hay que olvidar que antes de conseguirnos un trabajo (en la mayoría de los casos) nuestros padres se preocuparon porque tuviéramos una educación escolar.
Como bien sabemos, invertir en educación implica un costo de oportunidad, es decir, cuando un individuo decide estudiar está renunciando a ingresos que pudiera obtener en un trabajo, estamos diciendo que este costo de oportunidad es alto ya que los ingresos a los que renunciará el individuo durante el tiempo que se dedique a estudiar serán bastantes y la educación solo será rentable si el ingreso al terminar los estudios superan los que pudiera obtener sin una educación.
La falta de interés de los jóvenes por los estudios universitarios se debe a que no existe la infraestructura suficiente para emplear a la gran cantidad de nuevos profesionistas que año con año egresan de las instituciones educativas lo cual ocasiona que esto ya no sea rentable. En este sentido, me permito hacer mención de un fenómeno que se presenta cuando un joven sin experiencia y con estudios universitarios (en el área de ciencias sociales por lo menos) comienza la búsqueda de empleo, lo primero a lo que se enfrenta es que existen planas de periódicos llenos de anuncios para puestos de telemercadeo o telemarketing cuyo requisito indispensable es el “gusto por los retos”, dejando en un segundo término el nivel de escolaridad bajo la leyenda: “escolaridad: preparatoria terminada, carrera trunca, pasante o titulado”.
En el modelo de crecimiento económico de Solow, el detonante del crecimiento económico sostenido era un factor exógeno al modelo llamado “cambio tecnológico”, precisamente la educación es uno de los factores más importantes en la generación del cambio tecnológico.
A diferencia de nuestro país, en los países llamados desarrollados existen muchos profesionistas dedicados a la investigación y desarrollo de nuevas tecnologías que permiten a esos países generar una importante cantidad de recursos que dinamizan su economía.
Al respecto, en la página del INEGI, podemos encontrar información sobre la población desocupada por nivel educativo, al respecto tenemos la siguiente gráfica.


Como podemos observar, la población desocupada como porcentaje del total que tiene nivel de secundaria completa es muy similar al de aquellos que cuentan con estudios en el nivel medio superior y superior. Ante esta situación, es muy evidente que los jóvenes opten simplemente por dejar de estudiar, al final de cuentas “ya para que estudio si de todas maneras no voy a tener trabajo”. La incapacidad del gobierno por generar empleos, a pesar de que una de las promesas de campaña del actual presidente fue todo lo contrario, ha desatado esta serie de fenómenos aunado a un creciente sector del narcotráfico que con el afán de ir expandiendo sus dominios cual señor feudal, se convierte más que en una tentación, en una promesa de mejora en los ingresos familiares.
La educación en nuestro país se ve afectada por muchas otras cuestiones (como el sindicato de maestros que más bien destruye la educación en nuestro país) que han hecho de este el país de los “ninis” y de los “indigentes de la educación”.