Thursday, 11 November 2010

La educación si contribuye a disminuir la desigualdad

Seguramente usted, estimado lector, recordará que en algún momento de su vida sus padres le insistían en que tenía que estudiar pues esa era la única forma de asegurarse un mejor porvenir (espero que su respuesta sea afirmativa, de lo contrario seré el único al que se lo decían). En realidad sus padres veían en la educación la herramienta para abatir la desigualdad y de hecho, tenían toda la razón.

Con el afán de seguir compartiendo con los lectores frecuentes de este espacio y los no tan frecuentes mi investigación de tesis, presento aquí evidencia de que la educación si contribuye a disminuir la desigualdad, sin embargo, no toda la educación tiene el mismo efecto. A continuación hago una descripción de la metodología para esta regresión econométrica, posteriormente concluyó sobre la relación entre estas dos variables.

Los datos utilizados, el análisis gráfico y el modelo

Para estimar el efecto de la educación sobre la desigualdad utilicé la base de datos de coeficientes de desigualdad de Gini construída por Aguilar (2009), para seis periodos (1994, 1996, 1998, 2000, 2002 y 2004) y un indicador del porcentaje de población matriculada por nivel de estudio (básica, medio superior y superior) que construí a partir del indicador de matricula para estos tres niveles del anexo estadístico del sexto informe de gobierno de Vicente Fox y datos de población de CONAPO.

La primera gráfica muestra la relación entre la educación básica y la desigualdad para México. Se agregó una línea de tendencia para ver el sentido de la relación. (puede hacer click para agrandar las imágenes)


Se aprecia que el porcentaje de la población en educación básica presenta una relación positiva con la desigualdad, es importante señalar que no es correcto concluir que a mayor porcentaje de población en educación básica mayor será la desigualdad, sino que la educación básica no es el nivel que puede contribuir a su abatimiento.

La siguiente gráfica presenta la relación entre población matriculada en educación media superior y desigualdad para México, se agregó una línea de tendencia para ver el sentido de la relación.

Se aprecia que el porcentaje de la población en educación media superior presenta una relación negativa con la desigualdad, lo que indicaría que este nivel de estudios contribuye a su abatimiento.

La última gráfica presenta la relación entre población matriculada en educación superior y desigualdad para México, se agregó una línea de tendencia para ver el sentido de la relación.

Se aprecia que el porcentaje de la población en educación superior presenta una relación negativa con la desigualdad, lo que indicaría que este nivel de estudios contribuye a su abatimiento.

Para estimar la relación entre educación y desigualdad planteo el siguiente modelo:

Donde:



DES.- Es la variable endógena representada por el coeficiente de Gini

PEB.- Es la población matriculada en educación básica y es una variable explicativa


PEMS.-Es la población matriculada en educación media superior y es una variable explicativa


PES.- Es la población matriculada en educación superior y es una variable explicativa


U.- Representa los residuos y asume que satisface los supuestos de ruido blanco


Los subíndices t e i indican el año y la entidad, respectivamente. α_it es la ordenada al origen y captura los efectos específicos de cada entidad y periodo y varía para cada uno de ellos dependiendo del modelo utilizado, asimismo beta es un parámetro por estimar.

La estimación se hace mediante el método de panel con efectos fijos (EF) y efectos aleatorios (EA), para poder elegir entre el método de EF y EA se aplica la prueba de Hausman. La hipótesis nula de esta prueba es que los regresores y el error aleatorio específico, no observable, no están correlacionados; si el estadístico de la prueba (basado en una distribución asintótica ji cuadrada) rechaza la hipótesis nula entonces el estimador de EA esta sesgado y el estimador de EF es más apropiado.



Cada modelo para plantear la relación entre las variables explicativas (PEB, PEMS, PES) con la variable endógena se plantea mediante 5 diferentes métodos que son: Mínimos Cuadrados Ordinarios (MCO) sin dummies para regiones, MCO con dummies para regiones, EA con el componente de error específico de regiones, EF con dummies para regiones y periodos, EA con los componentes de error específico para regiones y periodos.

En cada modelo se presentan las pruebas correspondientes de Hausman y de Breusch y Pagan para elegir el método adecuado, los resultados se presentan a continuación:

Se observa que la prueba de ML rechaza la hipótesis nula y se procede a estimar los modelos con efectos fijos y aleatorios. Por otra parte la prueba de Hausman arroja que el método más adecuado es el de EA con variaciones en regiones y periodos.

Se observa que el coeficiente de la PEB presenta signo positivo (0.200397) lo que indicaría que una mayor cantidad personas matriculadas en educación básica ocasionaría un aumento en la desigualdad, sin embargo, está aseveración no es del todo concluyente ya que el coeficiente no es estadísticamente significativo al 1% (0.694).

Se observa que el coeficiente de PEMS presenta signo negativo (-1.6928) lo que indicaría que mayor proporción de la población matriculada en educación media superior abatiría la desigualdad; sin embargo, este coeficiente no es significativo al 1% (0.0182), por lo que para estimar la magnitud de la relación se toma el valor del coeficiente de EA con variaciones en regiones porque es consistente con las dos pruebas presentadas y es estadísticamente significativo al 1% (0.0013). Esta aseveración es concluyente en el sentido de que una variación de uno por ciento adicional en la población matriculada en educación media superior está inversamente relacionada con la desigualdad en 1.92 puntos. Este resultado también es consistente con el análisis gráfico en lo que respecta al sentido de la relación entre estas dos variables.

Se observa que el coeficiente de PES presenta signo negativo (-1.3481) lo que indicaría que mayor proporción de la población matriculada en educación superior abatiría la desigualdad; sin embargo, este coeficiente no es significativo al 1% (0.0454), por lo que para estimar la magnitud de la relación se toma el valor del coeficiente de EA con variaciones en regiones porque es consistente con las dos pruebas presentadas y es estadísticamente significativo al 1% (0.0093). Esta aseveración es concluyente en el sentido de que una variación en uno por ciento adicional en la población matriculada en educación superior está inversamente relacionada con la desigualdad en 1.57 puntos. Este resultado también es consistente con el análisis gráfico en lo que respecta al sentido de la relación entre estas dos variables.


Conclusión
 
Primero, que la educación básica no fue un factor que contribuyó a disminuir la desigualdad durante el periodo estudiado (1994-2004).

Segundo, que la educación en el nivel medio superior y superior contribuyeron a abatir la desigualdad en el periodo estimado, esto se confirmó tanto en el análisis gráfico como en el análisis econométrico. De acuerdo con la teoría, una mayor cantidad de mano de obra calificada a través de la educación estaría en posibilidad de abatir la desigualdad ya que de acuerdo con la teoría Hecksher-Ohlin en los inicios de la etapa de apertura comercial, (que en el caso de México fue a partir de 1993 y el estudio comprende el periodo 1994-2004) el incremento de la demanda de mano de obra calificada propicia un incremento en la desigualdad por la diferencia salarial entre mano de obra calificada y no calificada y posteriormente ante el incremento de la escolarización de la población provocaría una nivelación de los salarios de la creciente mano de obra calificada.

Respecto a la magnitud en que contribuyen a abatir la desigualdad los niveles educativos se encontró que la educación en el nivel medio superior contribuye de mejor forma a abatir la desigualdad que la educación superior.