Sunday, 23 January 2011

Dinero e inflación en México

La inflación es siempre y en todo lugar, un fenómeno monetario
Milton Friedman


En algún momento todas las personas hemos oído la palabra “inflación”, ya sea que lo hayamos oído en las noticias, que haya sido un concepto que memorizamos para un examen, o simplemente fue un tema de conversación. De cualquier forma, el significado que se conoce es que se trata de una subida del nivel general de precios.
Lo anterior resulta familiar porque que a inicios de cada año oímos que tal o cual producto subió de precio y generalmente el incremento en el precio de un producto “contagia” a los demás y con ello tiene lugar una subida en el nivel general.

De acuerdo con Mankiw (2009), el nivel general de precios de una economía puede concebirse de dos formas: como el precio de una cesta de bienes y servicios debido a que cuando sube el nivel de precios, la gente tiene que pagar más por los bienes y servicios que compra. De la misma forma, se puede concebir como una medida de valor del dinero ya que con cada peso que llevamos en el monedero se puede comprar una cantidad menor de bienes y servicios.

Matemáticamente se puede representar al nivel de precios mediante la letra P, en este caso P mide la cantidad de pesos necesaria para comprar una cesta de bienes y servicios. Por el contrario, si suponemos que la cantidad de bienes y servicios que se pueden comprar con $1 es igual a 1/P, se tiene que cuando sube el nivel general de precios, el valor del dinero disminuye.

La manera más sencilla para explicar la inflación es mediante la teoría cuantitativa del dinero. De acuerdo a esta teoría, la cantidad de dinero que hay en la economía determina su valor, y el crecimiento de la cantidad de dinero es la causa principal de la inflación.


La oferta de dinero está determinada por el banco central a través de las operaciones de mercado abierto, los requisitos de reserva y el tipo de descuento. Por otra parte, la demanda de dinero está determinada por el nivel medio de precios de la economía; de esta forma, cuando sube el nivel de precios aumenta la cantidad demandad de dinero para cubrir este incremento de precio y viceversa.


El equilibrio entre la oferta y la demanda de dinero depende del horizonte temporal que se analice ya que en el corto plazo, el tipo de interés (al que se puede llamar precio del dinero) juega un papel preponderante en la determinación del equilibrio y en el largo plazo el nivel general de precios se ajusta hasta situarse en el nivel en el que la demanda iguala la oferta. De esta forma, si el nivel de precios se sitúa por debajo del nivel de equilibrio las personas demandarán menos dinero del creado por el banco central por lo que el nivel de precios tiende a subir para equilibrar la oferta y la demanda.


La gráfica 1 representa el equilibrio que se acaba de describir, en ésta el eje de las abscisas mide la cantidad de dinero, el de las ordenadas de la izquierda mide el valor del dinero, 1/P y el de la derecha mide el nivel de precios denotado por P. El eje del nivel de precios está invertido ya que el nivel de precios bajo se encuentra en la parte superior y viceversa. Lo anterior permite apreciar que cuando el valor del dinero es alto (eje izquierdo) el nivel de precios es bajo (eje derecho).

Las curvas representan la oferta y demanda de dinero en la economía, la oferta monetaria es vertical porque es la cantidad determinada por el Banco Central y la curva de demanda es negativa, esto significa que cuando el valor del dinero es bajo (y por tanto el nivel de precios es alto), las personas demandan una cantidad mayor para comprar bienes y servicios.


La inflación por un incremento en la oferta monetaria tiene lugar cuando el Banco Central incrementa la oferta monetaria; de este modo, la inyección monetaria desplaza la curva de oferta hacia la derecha de OM1 a OM2 con lo que se tiene un nuevo punto de equilibrio en E*. Como resultado, el valor del dinero (eje izquierdo) disminuye de ½ a ¼ y el nivel de precios de equilibrio (eje derecho) aumenta de 2 a 4. Es decir, cuando un aumento de la oferta monetaria eleva la cantidad de pesos, el resultado es una subida en el nivel de precios que reduce el nivel de cada peso.
La teoría cuantitativa del dinero explica como la oferta monetaria puede ocasionar inflación, esto indica que existe una relación directa entre estas dos variables, a continuación se procede a tomar variables de la economía mexicana para ver si dicha relación se cumple.

Para el ejercicio se toman datos de la tasa de crecimiento de la oferta monetaria M1 y el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) mensual para el periodo enero 2000 a junio 2010. A continuación se grafican ambas variables para ver si existe una relación entre estas, la gráfica 3 muestra los resultados.

Como se puede apreciar, no existe una relación positiva clara entre ambas variables, lo que nos indicaría que para el caso de México en el periodo de estudio (2000-2010) no hay una relación positiva concluyente, esto indica que la teoría cuantitativa del dinero no se cumple. Para confirmar esta conclusión ahora se introducen estas variables en un modelo de Mínimos Cuadrados Ordinarios (MCO). A continuación, se presentan los resultados:

Modelo 1: MCO, usando las observaciones 2000:01-2010:06 (T = 126)
Variable dependiente: Inflacion_mensu

En el modelo se observa que el estadístico t no muestra un valor p significativo, por lo que se concluye que no hay una relación de causalidad entre M1 y el INPC, de la misma manera el R cuadrado no muestra un valor alto, lo que confirma que no existe una relación positiva de causalidad entre la tasa de crecimiento de M1 y el INPC y por lo tanto, la teoría cuantitativa del dinero no tiene una aparente aplicación para la economía mexicana.
Conclusión
De acuerdo a la teoría cuantitativa del dinero, un incremento en la oferta monetaria tiene efectos positivos sobre la inflación; sin embargo, para México, en el periodo de estudio, (2000-2010) no existe una relación clara entre estas dos variables, por lo que se dicha teoría no sería aplicable.

Referencias

Mankiw N. Gregory, 2009, Principios de Economía Cap. 30, Ed Cengage Learning, pp. 663-668.