Monday, 8 August 2011

La deuda de Estados Unidos y una nueva posible crisis mundial

Durante estas tres últimas semanas hemos, leído, escuchado o visto en las noticias que el Gobierno de Estados Unidos pudo declararse en bancarrota ante la magnitud de su deuda nacional, esto inmediatamente puso en alerta a todo el sistema financiero mundial y hace recordar la crisis por la que atravesaron las economías hace apenas un par de años.

Menzie Chinn publica en el blog Econbrowser la siguiente gráfica que muestra la evolución de la deuda federal y que administración fue la que gastó más (hablando de la Administración de Clinton, Bush y Obama).

Fuente: Econbrowser

Chinn resalta que desde el primer trimeste de 2001 y hasta el primer trimestre de 2009 (que comprende los mandatos de Bush y de Obama) la deuda incrementó en 17 puntos porcentuales y desde el primer trimestre del 2009 al primero de 2011, se incrementó 13 puntos porcentuales.

La siguiente gráfica, es un comparativo del gasto entre la administración del presidente Bush y la del presidente Obama (Dar click en la imagen para ver el artículo):

Fuente: How the Deficit Got this Big, Teresa Tritch, NYT
En la gráfica anterior, se observa claramente que la administración del presidente Bush fue la que más carga le puso a la deuda nacional de Estados Unidos y los rubros que más contribuyeron fueron los de la guerra contra Iraq y Afganistán, además del recorte de impuestos, mientras que en la administración del presidente Obama, el rubro que más contribuyó fue el de gasto en estímulos. En comparación, el costo total de las políticas gubernamentales implementadas fue de 5.07 trillones de dólares para la administración del presidente Bush y 1.44 trillones de dólares para la administración del presidente Obama.

Posteriormente, el presidente Obama anunciaba que se había llegado a un acuerdo para evitar la quiebra del Gobierno de Estados Unidos, el acuerdo consistió en incrementar el techo de la deuda ya que el techo de la deuda nacional era de 14.3 billones de dólares y el aumento del límite de deuda pactado de 2.4 billones sería suficiente para que el gobierno cumpliera con sus obligaciones pasadas.
A pesar de que se llegó a un arreglo, el nervisismo en los mercados es más que evidente y si a ello le sumamos la revaloración de la deuda de Estados Unidos pasando de triple "A" a doble "A" por parte de Standard & Poor's, pues el panorama no se ve nada favorable.

A mi parecer lo más peligroso de todos estos acontecimientos es el famoso "efecto estampida" que se refiere a un fenómeno provocado por el nerviosismo que predomina en los mercados financieros durante momentos de incertidumbre como el que vivimos actualmente; es decir, si ante el predominante nerviosismo en los mercados financieros, un inversionista decide retirar su capital, el "vecino" se preguntará ¿porqué habrá retirado el "vecino" su capital? ¿acaso tiene acceso a información que desconozco?, esto genera que el segundo inversionista retire su capital a manera de precaución y con ello se desata una cadena en donde muchos inversionistas comienzan a retirar su capital del mercado dando origen a un "efecto estampida". Esto sucede porque los mercados siempre sobre reaccionan, de acuerdo con el Dr. Villagómez (El conflicto fiscal estadounidense y la política).

El problema de estas crisis financieras es que no tardan en impactar al sector real de la economía y el empleo es el que se ve más afectado, a pesar de lo que puedan decir las autoridades de la SHCP, en relación a que la economía mexicana se encuentra sólida para enfrentar una posible crisis, en mi opinión es falso, la crisis será de la misma magnitud o más fuerte en comparación a la que se vivió hace apenas un par de años y la razón es que estamos en pleno proceso de recuperación.