Wednesday, 16 November 2011

Presupuesto 2012 y esfuerzo fiscal de las entidades

El día de ayer, la Cámara de Diputados aprobó en lo general el presupuesto de Egresos para el ejercicio fiscal de 2012 por un monto cercano a los 3.7 billones de pesos. 

En particular hay un tema que me parece importante destacar y es que el presupuesto aprobado contempla mayores recursos para los estados. De acuerdo con el documento, tan sólo en el Ramo 33 las aportaciones federales para los estados ascienden a 482,155.47 millones de pesos, casi 7% más que lo aprobado para el ejercicio de 2011. Asimismo, las participaciones a entidades federativas suman aproximadamente 504,867.7 millones de pesos (Ver nota CNNExpansión).

Me parece que el incremento de recursos federales para las entidades federativas es un indicador de que no existen las condiciones adecuadas para que la recaudación fiscal sea efectiva, además de los factores que intervienen para deteriorar este esfuerzo recaudatorio y con ello las entidades dependen cada vez más de los recursos federales.

En términos globales, México se encuentra entre los países que tienen un menor porcentaje de ingresos por recaudación fiscal como proporción del Producto Interno Bruto (PIB), como lo muestra la siguiente gráfica (Puede hacer click en la imagen para hacerla más grande).

Fuente: OECD (2010), Revenue statistics: Comparative tables, OECD Tax Statistics (database)
Como se observa en la gráfica, México es el último lugar del comparativo de los países de la OCDE teniendo sólo el 17.5 por ciento de ingresos por recaudación fiscal en comparación con Dinamarca que obtiene un 48.2 por ciento de sus ingresos por este medio, juzgue usted, la diferencia es amplia.
El panorama para los estados es similar, según Bonet y Rueda (2011) en promedio el 80% de los ingresos estatales provienen de transferencias y solamente un 20% se financia de recursos propios, de este último dato sólo el 4.2% proviene de ingresos tributarios.

A nivel estatal la situación se acentúa, la gráfica siguiente nos muestra la participación de los ingresos tributarios de los estados en el PIB de una muestra de países de la OCDE, México no llega ni al 0.5% de participación en comparación con el casi 13% de Canadá.
Fuente: Bonet y Rueda (2011)
Mucho se ha criticado la poca recaudación por parte de las entidades federativas, se argumenta que las transferencias crean un incentivo "perverso" para que los gobiernos estatales no se preocupen por lograr una mayor recaudación propia. La falta de incentivos para incrementar este esfuerzo puede resultar peligroso puesto que la principal fuente de ingresos federales es el petróleo y este no durará para siempre.

La pregunta natural sería: ¿Realmente los estados se están esforzando lo suficiente para tener un mayor ingreso por concepto de recaudación?

La investigación de Bonet y Rueda (2011) nos muestra dos indicadores: el Índice de Esfuerzo Fiscal (IEF) y el Índice de Uso Potencial Fiscal (IUPF). El IEF permite tener aproximación al esfuerzo fiscal global de cada territorio, mientras que IUPF se emplea para evaluar el esfuerzo recaudatorio que realiza cada estado en el impuesto a las remuneraciones, aquí sólo abordaremos el primero.

Índice de Esfuerzo Fiscal 2003-2007
Fuente: Bonet y Rueda (2011)

Si un estado tiene un IEF similar a uno, se considera que su esfuerzo fiscal es similar al promedio, si es mayor, su esfuerzo es superior y si es menor a uno es inferior.

En la tabla anterior se observa que hay estados que han tenido un IEF por encima de uno en el periodo estudiado, Distrito Federal, Baja California Sur, Baja California, Nayarit, México, Quintana Roo, Chiapas y Guerrero. El resto en promedio se ha ubicado por debajo de la unidad. La investigación completa sobre este aspecto puede consultarla aquí.

Hay que tener en cuenta que el esfuerzo fiscal está determinado por factores inherentes a las entidades, me refiero a la estructura productiva del estado, la presencia del sector informal, (que en la mayoría de los estados ha ido en aumento), corrupción e ingreso del estado, entre otras.

Lo importante es que se tomen las medidas necesarias para que los estados dependan menos de las transferencias federales, esto significaría economía estatal dinámica y finanzas públicas sanas, esto al final de cuentas impacta al agregado nacional.

Referencias

Bonet Jaime y Rueda Pablo, 2011, Esfuerzo fiscal en los estados mexicanos, Banco Interamericano de Desarrollo.