Monday, 9 April 2012

Consideraciones económicas rumbo a las próximas elecciones

Hace algunos días inició oficialmente el periodo de campaña para los políticos que intentarán ganarse el voto ciudadano y llegar a la presidencia de la república, cada uno expone sus ideas y sus propuestas en los diversos medios de comunicación, como ciudadano y como economista en formación, me surge la necesidad de expresar cuales son los aspectos económicos que debe cuidar y resolver el que resulte ganador en las próximas elecciones.

El primer punto que señalo es la inseguridad en el país. Si bien este no es un aspecto económico, tiene un fuerte impacto sobre todo lo que concierne a la nación, la inseguridad que se acentúo durante este sexenio que termina ha tenido estragos sobre actividades económicas importantes como el turismo, cada vez son más los turistas extranjeros que piensan dos veces antes de visitar los diversos destinos que ofrece nuestro país. Si este problema de inseguridad persiste, las consecuencias serán irreversibles causando daños estructurales en este sector; esto traería como consecuencia el cierre de negocios y desempleo. Otro de los aspectos que preocupan es el impacto que tiene esta inseguridad sobre los micro-negocios, es por muchos sabido que las organizaciones criminales se han apoderado de zonas dentro de los estados, por lo que los negocios y el campesinado que se encuentre dentro de sus territorios tienen que aportar una “cuota” para seguir funcionando, esto además de ser una situación muy grave, ha generado que muchos negocios cierren y de esta forma incrementa el desempleo.

El segundo aspecto que quiero resaltar es la informalidad. Este fenómeno que está presente en todos los países y que ha incrementado de manera considerable en nuestro país. Hablemos de la informalidad como un estado transitorio entre el desempleo y el empleo formal, me refiero a todos aquellos que por falta de oportunidades se ven en la necesidad de enrolarse en las filas del “comercio en las esquinas”, este fenómeno derivado de un mercado laboral ineficiente, impacta de manera considerable a los egresados de universidades, que se ven en la necesidad de manejar un taxi o vender piratería en puestos ambulantes. Se deben hacer las reformas necesarias para ofrecer a un mayor número de profesionistas las oportunidades laborales con empleos bien remunerados.

El tercer aspecto es la reforma hacendaria. Es imperativo que el gobierno tome cartas en este asunto, los ingresos por recaudación fiscal en nuestro país en comparación internacional resultan muy bajos (ver gráfica de comparación de ingresos por recaudación como porcentaje del PIB). Señores, el petróleo no nos va a durar para siempre, no podemos depender siempre de éste como principal ingreso, el país tiene el potencial para generar ingresos por otras vías y captar estos a través de la recaudación es una de ellas, actualmente el gravamen más significativo es el impuesto sobre nóminas o a las remuneraciones; según Bonet y Rueda (2011), durante el periodo 2003-2007 este tributo aportó en promedio 65% del total de los ingresos tributarios estatales, los otros recaudos provienen de los impuestos a la propiedad, dentro de los cuales se destacan el impuesto a la tenencia y uso de vehículos y el impuesto a la enajenación de bienes muebles. Con las reformas necesarias y la simplificación de un sistema tributario, los ingresos por concepto de recaudación pueden incrementar de forma significativa.

El último aspecto que resalto es la educación. Es importante un giro de 180 grados a la educación en México, es momento de implementar un sistema educativo donde los profesores no sean producto de las famosas “palancas” ya que esto sólo genera educación mediocre en todos los niveles, esto trae como consecuencia que los egresados de las universidades lleguen al mercado laboral insuficientemente preparados. Como el mercado laboral es dinámico, los programas de estudio deben cambiar a la par para adaptarse a las necesidades, de lo contrario nos encontramos con que los estudiantes aprenden métodos teóricos y prácticos que resultan obsoletos dentro de la vida laboral.

La educación es muy importante para que el país tenga crecimiento económico, pero tiene que ir de la mano de reformas al mercado laboral, que permitan a los egresados incorporarse de manera exitosa a los diversos sectores económicos. El primer paso está dado con la creación de la Ley del primer empleo, pero se necesitan más reformas para que los egresados no terminen formando parte de los migrantes hacia los Estados Unidos, informales en las calles y mucho menos en las filas del crimen organizado.

En fin, ha sido tarea de esta columna resaltar algunos aspectos económicos y no económicos que considero importantes para quien resulte ganador en las próximas elecciones, sin embargo, la responsabilidad no es de una sola persona, todos estos aspectos deben ser atendidos por la sociedad en general, mediante la participación activa, basta de ser una sociedad indiferente.