Tuesday, 15 October 2013

El ahorro para el retiro en México e informalidad

Recientemente la Asociación Mexicana de Afores públicó los resultados de la "Encuesta de ahorro y futuro ¿Cómo viven el retiro los mexicanos?"

La encuesta fue dirigida a dos poblaciones, personas retiradas y estudiantes universitarios. El nivel de escolaridad de la población retirada a la que se se aplicó la encuesta es bajo, sólo el 51% terminó sus estudios de educación básica. Del total de los encuestados, 77% reconoce que no hizo planes para el retiro y esto significa que 63% no ahorró para cuando ya no pudiera trabajar. Lo que llama fuertemente la atención es lo siguiente: 91% piensa que el gobierno tiene la obligación de ver por la gente mayor que ya no puede trabajar, el 86% piensa que aunque no se planée para el futuro Dios siempre ayudará y además el 78% piensa que los hijos tienen la obligación moral de mantener a sus padres cuando ellos ya no trabajan.

Estas estadísticas reflejan la poca cultura de previsión que hay en México, (y quizá no sólo para el caso del ahorro) al comparar ambas encuestas la tendencia parece cambiar en el sentido que la previsión sobre el retiro cobra mayor importancia para los que en la actualidad se encuentran cursando estudios superiores, pero estadísticamente no hay diferencia. Este fenómeno golpea a la economía familiar ya que 57% de los hogares entrevistados son mantenidos por una sola persona.

Tener empleo formal en México está relacionado con una mayor probabilidad de ahorro. Sin embargo, de acuerdo con los últimos datos del INEGI, al estar empleada como informal aproximadamente el 60% de la población economicamente activa, el ahorro para el retiro se convierte en un tema no prioritario. Se puede consultar más al respecto en el sitio de la Amafore.

Por su parte la Comisión Nacional de Ahorro para el Retiro (CONSAR) elabora la Encuesta de Trayectorias Laborales como un módulo en una muestra de viviendas de las ciudades autorepresentadas de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), para conocer la historia laboral de los individuos. Los resultados de esta encuesta confirman lo reflejado en la encuesta de la Amafore respecto al ahorro para el retiro. 

Al observar los resultados de las transiciones laborales, los individuos que cambiaron de empleo en los cinco años anteriores al periodo de la encuesta lo hicieron a empleos informales, (56% en promedio para los que cambiaron hasta en 5 ocasiones de empleo). Sin embargo, cuando se les cuestiona de que manera piensan financiar su vejez, la mayoría responde que con su pensión (35%) o sus ahorros (26%). Si bien en esta encuesta el 46.2% ahorra, los que no lo hacen manifiestan que esto se debe a falta de ingresos.

Como se puede ver los resultados de ambas encuestas son similares en varios aspectos, es importante resaltar que la cultura del ahorro para el retiro es mayor en individuos que en la actualidad se encuentran laborando, comparado con aquellos que ya se encuentran en retiro y que como consecuencia siguen involucrados en actividades para obtener un ingreso.

El fenómeno que se presenta en ambos casos es la informalidad laboral, es alto el porcentaje de personas que trabajan en este sector y es importante entender si esta situación se debe a elección propia o a que el mercado está segmentado. De acuerdo con el análisis de  Alcaraz et al. (2012) entre 10 y 20% de las personas preferirían tener un empleo formal, pero que también hay una fracción de personas que prefieren la informalidad.

He presentado brevemente los resultados de dos encuestas para resaltar la importancia de la cultura del ahorro y previsión en México. Presumiblemente la falta de ahorro de las personas es resultado en parte de la presencia de empleos informales en nuestro país ya que en este tipo de empleos el ingreso resulta menor comparado con un empleo formal, además de que el empleo formal da acceso por ley a prestaciones (i.e. atención en salud, fondo de ahorro, afore, etc.).

Actualmente hay dos temas que se discuten en la agenda nacional y que se derivan de la reciente reforma hacendaria propuesta por el Ejecutivo: el seguro de desempleo y la pensión universal. Los esfuerzos del gobierno por fomentar la formalización del empleo hasta la fecha son nulos, veremos si el seguro de desempleo (de ser implementado) con el tiempo tendrá uin impacto positivo sobre el fomento a la formalización o termina siendo otro esfuerzo vano al que se le destinarán recursos un tiempo y después quedará en el olvido.

Referencias


Alcaraz, C., D. Chiquiar, et al. (2012). "Informality and Segmentation in the Mexican Labour Market." Banco de Mexico.